Un elefante de peluche

Viñeta sobre un objeto para Técnicas Narrativas

Generalmente guardamos los objetos que nos traen buenos recuerdos. Siempre sobre mi cama está mi elefante de peluche. Es gris, tiene dos orejas grandes, una gran trompa y una cinta azul atada al cuello. Con el paso de los años ha perdido la suavidad que lo caracterizaba. Hace muchos años celebré un cumpleaños. Entre los regalos que recibí estaba el elefante. Me lo regaló Francisca, una compañera de curso. No nos llevábamos muy bien y aquel día, al igual que siempre, discutimos. Ambas pertenecíamos a distintos grupos. En el primer grupo estaban las niñas tranquilas, es decir, las que se portaban bien. En el segundo, las niñas que se portaban mal. Yo pertenecía al primer grupo.  Simplemente, no podíamos llevarnos bien. Luego de la discusión, Francisca se fue. Nunca logramos congeniar. A pesar de los malos recuerdos que me trae el peluche, lleva más de 14 años sobre mi cama e incluso duerme conmigo. A pesar de que intentamos olvidar los malos recuerdos, son parte de nuestras vidas y viven junto a nosotros por siempre.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s