“Mi hijo se ahorcó”

Espero que nunca me pase cuando esté reclamando…

Una mujer y su hija suben a la 506. Tras unos minutos, le reclaman al conductor que va muy lento. Él no dice nada y debe escuchar sus quejas durante 10 minutos. Nadie más reclama. La gente alrededor sólo ríe. Finalmente, colman su paciencia y comienza a hablar. “Usted no sabe los problemas que tengo en mi cabeza”, dice. Ella responde que todos tienen problemas, no sólo él. Por el espejo de la micro, es posible ver los ojos llenos de lágrimas del conductor. “A usted seguramente no se le ha matado un hijo. El 6 de abril se suicidó mi hijo de 26 años”. La mujer, al igual que todos en la micro, queda perpleja y calla. El silencio se apodera de la 506. “Mi hijo se ahorcó, señora, usted no sabe los problemas que tengo en mi mente”. La cara de la mujer se desfigura y avanza al final de la micro. Alejándose así del conductor, quien ha vuelto a su habitual silencio. La micro se detiene en el paradero y nuevamente emprende su rumbo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s