Me gusta que me guste alguien

Probablemente la gente normal no lo siente todos los días. En mi caso, todos los días siento que me gusta alguien nuevo y, la verdad, me encanta sentirme así.  Quizás por eso me pasa todos los días. Es una adicción a ese conjunto de sentimientos que aparecen cuando hablas con él o pasa por tu lado. Lo peor es que no basta con esa sensación. Inevitablemente comenzamos a hacer cosas que no podemos controlar. Poner los ojos chinitos, decir cosas poco coherentes, desviar la mirada, reírse sin ninguna razón, tocarse el pelo y, lo peor, ponerse roja.  Según yo, somos muy evidentes. Pero es parte del juego. Evitar ser demasiado evidente, controlar esas acciones involuntarias y pasar piola. Tampoco queremos ser descubiertas si sólo nos gusta. Quizás si evoluciona ese sentimiento, sí.  Igual nadie puede negar que la vida es más divertida cuando te gusta alguien. Hay una razón para ir a tal lugar, para arreglarse o lo que sea. Somos más felices. Imaginen a las personas como yo… que todos los días se sienten así, que todos los días tienen que evitar ser demasiado evidentes y lograr pasar piola. La cosa es que nos gusta. Gustar de alguien le da diversión al día. Pero tampoco hay que ser dependientes de esa felicidad. Los gustos siempre cambian, por eso sólo me gusta que me guste alguien, no que me guste esa persona.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s