Sobre siestas magicas

Encontré un pueblo donde la gente tiene poderes mágicos. Sólo deben dormir una siesta y, al despertar, tienen todo tipo de poderes. Me gustaría tener alguno, sin embargo, cuando pregunté, me explicaron que la siesta mágica sólo funciona en residentes del pueblo. Pensé en vivir un tiempo en una casa que arrendaban, así obtendría algún poder, pero los arriendos equivalían al precio de una casa.  Busqué otras alternativas; llegué a un motel, pero todas las habitaciones estaban ocupadas. Luego de horas de búsqueda, me senté bajo la sombra de un gran árbol. El sueño se apoderó de mí y no supe más del mundo. Soñé que una cama gigante caía sobre el pueblo. Entre sus sabanas, estaba yo. La cama me pertenecía. Luego, despertaba y tenía poderes. En el sueño, los utilicé para hacer que desaparecieran las siestas mágicas. Tras dos horas, desperté y todo el pueblo estaba en las calles. Los poderes mágicos, realmente, habían desaparecido.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s