Sobre una mirada

Me gusta mirar a la gente directamente a sus ojos. Algunas personas te devuelven la mirada, algunas personas miran en otra dirección.  Igual es incómodo que te observen fijamente. Hay gente que se fija en los gestos y movimientos. Yo me fijo en los ojos.  La mirada es lo más puro de alguien. Es el punto donde las mentiras desaparecen y no queda más que la verdad. ¿Hay algo más hermoso que una mirada honesta? Lo dudo, pero igual no es fácil toparse con una. Más de alguna vez me he equivocado al leer los ojos de alguien, pero son más las veces en que he acertado. Una mirada vale más que mil palabras. Con una mirada puedes decir todo y también decir nada.  Sé que mi mirada siempre me delata. También sé que mis emociones se reflejan en mis ojos (más que en el común de las personas). La felicidad hace que nuestros ojos brillen y se achinen. ¡A todos les pasa! Lamentablemente, pido mucho y doy poco. No me gusta que me miren directamente a los ojos porque me pongo nerviosa. Estoy trabajando en mantener la mirada. No puedo ser tan descarada de pedir y no dar. Me gusta mirar a la gente directamente a sus ojos y espero que algún día me guste que miren directamente a los míos.

Advertisements

One thought on “Sobre una mirada

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s