Me comi tu corazon

Es absurdo reclamar ahora. Me comí tu corazón y no hay nada más que decir. Un día me lo regalaste y por eso tomé esa decisión. Era mío y podía hacer lo que quisiera con él. No te mentiré. ¿Recuerdas cuando dijiste que tenías una personalidad ácida? Bueno, no estabas equivocado. Tu corazón dejó un sabor entre amargo y ácido en mi boca. ¿Necesitas más pruebas? De todas formas algo de razón te encuentro. No debería haberlo hecho. Ahora tengo un inmenso dolor en mi estómago y un sabor asqueroso en mi boca. Me arrepiento, no de haberlo hecho, sino que de no haber tomado un recubridor para mi estómago y una pastilla de menta luego del festejo. Me comí tu corazón y, pese a todo, me gustó hacerlo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s