Albinos

“África está lleno de negros y nada más”, dijo mientras se cepillaba los dientes. Su mujer, que lleva tiempo trabajando en Tanzania, lo miró y replicó “En Tanzania, hay más de 200.000 albinos… si no lo recuerdas, trabajo en eso”. La discusión se tornó acalorada y comenzaron a gritarse. Él, siempre había sido racista; Ella, demasiado orgullosa para darse cuenta de que se había casado con un idiota, que sólo veía lo que quería ver. “De todas formas, siguen siendo negros”. Al escuchar esto último, lo miró y le lanzó una tarjeta de crédito. La miró y preguntó para qué se la había lanzado. “Compra un pasaje a Tanzania y te unes a los enfermos que persiguen a los albinos para matarlos”, dijo mientras se alejaba por el pasillo. “De paso, también puedes matarlos a ellos”, gritó al cerrar la puerta de la casa.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s